Murmullos

 Esas nubes, sin duda, escondían algo. No sabía qué, pero esos murmullos se desparramaban como un barrido: corrían de un lado hacia otro, ocultando el azul tornasol del cielo.


Sin embargo, estaba segura que debía dilucidar ese secreto a voces; pues una tarde nublada de domingo, tiene mucho para decir. Como me propuse averiguarlo, decidí plantarme en un café, a observar fijamente el horizonte, tras el vidrio.

Así, luego de horas, lo descubrí...pero tuve que prometer guardar el secreto.



JS

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Inicio entrellado

Microcuento: El banquete